Lipoescultura

Es una liposucción que se realiza en gran parte del contorno corporal y se acompaña casi siempre de inyección o injerto graso en áreas donde falte volumen como en la región glútea.

Es un procedimiento que consiste en la aspiración de la grasa contenida debajo de la piel en áreas del cuerpo en las cuales se acumula en abundancia haciendo que se pierda el contorno y la armonía normal de la silueta. La grasa en condiciones normales debe estar presente en nuestro organismo ya que se utiliza como aislante térmico y como reserva energética, sin embargo su acumulación excesiva aparte de deformar el contorno puede implicar la coexistencia de otras enfermedades metabólicas y cardiovasculares.

Hombres y mujeres en buenas condiciones de salud.

Se puede hacer a cualquier edad después de la adolescencia, sin embargo se aconseja más a pacientes jóvenes es decir al existir mayor elasticidad y tono en los tejidos mayor capacidad de retracción y recogimiento de la piel con un mejor resultado.

Toda región donde exista grasa subcutánea es susceptible de ser tratada, sin embargo las más comunes son abdomen por arriba y abajo del ombligo, la cintura, las piernas, la espalda y los brazos.

Lipo es grasa y lísis es destrucción. Es también un procedimiento de liposucción solo que se realiza en zonas determinadas y con anestesia local.

En ocasionas la denominan lipólisis láser por que se usa este rayo pero en realidad es una liposucción y por lo mismo es un procedimiento quirúrgico que se debe realizar en salas de cirugía de una clínica acreditada y en manos expertas.

Es un procedimiento quirúrgico y por lo tanto implica los riesgos de una intervención de bajo riesgo llevada a cabo bajo estricto control, asistencia y por personal calificado y certificado en cirugía plástica.

Se realizan exámenes de laboratorio y evaluación preanestésica previa para  comprobar buenas condiciones de salud y minimizar riesgos.

Con una adecuada evaluación y hecha por personal calificado no es un procedimiento peligroso.

Cuando son áreas extensas se utiliza anestesia general.

En áreas pequeñas se puede usar anestesia local ó local con sedación.

Generalmente se hace en forma ambulatoria cuando son áreas pequeñas pero luego de una lipoescultura siempre se deja un día de hospitalización.

De inicio se coloca una prenda de presión sobre la zona tratada que puede ser faja para lograr una buena retracción de los tejidos y la piel con un mejor resultado.

A los tres días se puede tener actividad normal sin esfuerzos y ejercicio al mes.

Es aconsejable después de la semana someterse a tratamiento post operatorio que consiste en drenaje linfático, presoterapia, ultrasonido y masajes que ayudan a remodelar los tejidos, disminuir la inflamación y garantizar un excelente resultado.

Esto se realiza en un centro  de estética con infraestructura y personal calificado o una terapeuta que puede visitar a la paciente en casa.

La liposucción aislada deja cicatrices muy imperceptibles ya que se localizan en zonas ocultas y no tienen una longitud mayor a medio centímetro.

La acumulación de grasa se comporta de manera diferente en el hombre y la mujer, así; en el hombre es más común la acumulación de grasa en el abdomen por encima de las caderas, en la papada y espalda; en la mujer es más común en las caderas, piernas abdomen inferior y brazos. La tendencia que tiene la grasa de acumularse depende de varios factores entre los cuales se encuentran la dieta, el tipo constitucional, herencia etc., así como hay que tener presente que con la edad aumenta la probabilidad de acumulación de grasa y disminuye la facilidad de perderla con dieta o ejercicio es decir cuando se es joven es más fácil perder peso y recuperar el contorno. Existe grasa en compartimentos profundos que llega a ser resistente a dieta y ejercicios incluso en pacientes jóvenes, y es ahí donde es necesario retirarla para lograr el efecto deseado en una zona determinada del cuerpo.

En el post operatorio inmediato se presenta una sensación de presión o de magulladura lo cual cede a analgésicos comunes sin que se presente realmente un dolor molesto o incapacitante.

Se aprecian zonas equimóticas o morados en las zonas tratadas los cuales ceden gradualmente regresando el color de la piel a la normalidad en aprox 2 – 3 semanas, son más acentuados en espalda y caderas.

La grasa extraída no se reproduce sin embargo si se incurre en excesos de alimentación y se aumenta de peso consumiendo alimentos con elevado contenido calórico se puede perder el contorno a partir de crecimiento de la grasa residual.

Mejorando el contorno corporal eliminando excesos que perturben la figura es posible obtener aplanamiento del abdomen, modelamiento de la región glútea y piernas, así como disminución en el contorno de la cintura y caderas, como también en zonas en que existan excesos grasos como en espalda, debajo de las axilas brazos y papada, que cuando se trata todo en conjunto se denomina lipoescultura.

La mejoría en la apariencia redunda en una mejor autoestima y autoconfianza  que se refleja en los ámbitos social, laboral  y  de pareja.

En los casos en que aparte del exceso de grasa se presenta flacidez excesiva y sobra piel es necesario hacer otro tipo de procedimiento como la abdominoplastia.

Esto sobre todo en señoras que ya han tenido hijos y su abdomen queda muy flácido, con excedente de piel y grasa y en resumen muy colgado y péndulo, situación en la cual no se aplican los beneficios de la liposucción aislada ya que dejaría la piel mas colgada ni tampoco otros métodos como mesoterapia, endermología, gimnasia pasiva ni reductores, ya que en estos casos existe un deterioro estructural que definitivamente es necesario intervenir quirúrgicamente para lograr resultados satisfactorios.

No hay que hacer dieta estricta, sin embargo los resultados de una lipoescultura son mucho mejores en personas que han mantenido su peso y no incurren en excesos de ingesta de calorías.

Es básico tener o adquirir un hábito de ejercicio físico.

Los resultados de esta cirugía son evidentes en el post operatorio inmediato, sin embargo en las dos primeras semanas se observa un grado variable de inflamación la cual va decreciendo gradualmente así al mes los cambios son mas satisfactorios con un resultado en un 80% aproximadamente a los tres meses. El cuerpo puede seguir cambiando incluso hasta los 12 meses.

La reducción en cuanto a peso y medidas está ligada a cada tipo de organismo y a la respuesta del mismo al procedimiento. Unas pacientes bajan y reducen más que otras.

Los resultados de la cirugía son para toda la vida si se tienen los cuidados necesarios sin incurrir en subidas de peso ni vida sedentaria. Un embarazo no daña la cirugía, se sube de peso en forma armónica teniendo presente que se puede requerir un retoque 3 a 6 meses después del parto.

Después de retirados los excesos de grasa la piel sufre un proceso de reacomodación ó retracción, es decir se vuelve a pegar a un contorno más armónico, el grado de retracción de esta piel está en relación directa con la edad de la paciente así como del tono de su piel, teniendo resultados más satisfactorios en pacientes más jóvenes.

Siempre en este procedimiento se procura retirar grasa en proporción adecuada para no dejar la piel colgada.

El tratamiento post operatorio es básico para la reacomodación y reafirmación de la piel, este se realizará de acuerdo a cada caso en particular.