Abdominoplastia

Consiste en un procedimiento en el cual se devuelve al abdomen su forma y figura en casos en que ha sufrido deterioro gradual por acumulación excesiva de grasa, laxitud de tejidos y piel, y en particular después de uno o más embarazos en los que la distensión del abdomen incluyendo piel, grasa, fascia y músculos han dejado un abdomen cada vez mas prominente y abultado.

• Pacientes con abdomen prominente el cual persiste a pesar de dieta, ejercicio o tratamientos locales y con exceso de piel y grasa.

• Pacientes que han tenido uno o más embarazos y su abdomen  ha sufrido cambios irreversibles y no desean nuevos embarazos.

• Pacientes con cicatrices de cesáreas, estrías o cirugías previas que deseen mejorar su abdomen.

• Pacientes en buenas condiciones de salud.

Previa evaluación del caso contemplando un exceso de piel y de grasa se realiza una incisión baja pegada al pubis, se levantan estos tejidos, se cierran los músculos que están separados, se estira la piel, se retira el exceso y se sutura posteriormente.

El tipo de anestesia que se usa con más frecuencia es la general o general endovenosa que es la más segura y que provee un despertar más suave y sin molestias.

El procedimiento conlleva los riesgos inherentes a un procedimiento quirúrgico no complicado; estos riesgos se controlan al máximo haciendo una exhaustiva evaluación previa de cada paciente respecto a su estado general de salud, evaluación sanguínea, de coagulación, valoración previa por el médico anestesiólogo, contemplando de igual forma un monitoreo permanente del paciente en salas de cirugía y recuperación.

Utilizamos los protocolos mas actualizados en cuanto a seguridad y prevención de complicaciones.

La paciente sale de salas de cirugía con su faja. Se estima un día de estancia hospitalaria por comodidad y seguridad de la paciente.

El día siguiente a la cirugía la paciente sale a su casa, se puede bañar y enseguida se coloca nuevamente la faja la cual va a ayudar a modelar los tejidos tratados.

La incapacidad absoluta es del primer día ya que en los días subsecuentes puede pararse y deambular en casa, reincorporándose a sus actividades en 8 días una vez retirados los puntos e inicia terapia post operatoria.

Los dos días siguientes a la cirugía se envía una enfermera a casa quien va a ayudar a la curación, baño, y a retirar un drenaje que se deja en el abdomen.

No es necesario una dieta estricta pero si se debe tener en cuenta que se logran mejores resultados en pacientes que han bajado de peso antes de someterse al procedimiento igual en las que cuidan su alimentación después para conservar una mejor figura

Básicamente consisten en una mejoría en la apariencia del abdomen respecto su contorno, un aplanamiento en la zona supra e infra umbilical y reducción en el perímetro de la cintura, así como desaparición de estrías y cicatrices previas que se encuentren por debajo del ombligo.

Todos estos cambios  en pro de mejorar su apariencia se traducen definitivamente en una mejor autoestima  la cual se ve reflejada en su vida sexual, de pareja, social y laboral.

Cuando se presentan en el abdomen modificaciones estructurales en músculos como separación de los mismos en la línea media, en la aponeurosis como laxitud de la misma y acumulación excesiva de grasa en compartimentos profundos sumado a un exceso de piel con estrías o no, se convierten en alteraciones que no son susceptibles de modificarse con dieta ejercicios ni tratamientos locales que en otras circunstancias serían útiles. De esta forma nos encontramos ante una situación en la que la cirugía plantea una solución real y definitiva.

La cicatriz se localiza en un punto muy bajo por encima del pubis, coincidente en algunas pacientes con cicatrices de cesáreas previas, la cicatriz se extiende lateralmente hacia las ingles y su longitud va a depender básicamente de la cantidad de piel y grasa que se haya tenido que retirar.

Existen puntos a favor que son el que esta se encuentre en una zona fácilmente ocultable por la ropa interior e incluso por un traje de baño de dos piezas, existiendo también la posibilidad de mejorar su apariencia aplicando presión con lámina de silicona, masajes, cicatrizantes, rayo láser etc.

La cicatriz no se borra, sin embargo es susceptible de hacerse muy imperceptible con el tiempo y con un adecuado manejo de la misma.

Aproximadamente al mes se puede iniciar ejercicio aeróbico sin resistencia y a los tres meses cualquier deporte.

Ejercicios abdominales a los 6 meses.

La cirugía se ve beneficiada con terapias complementarias como Masaje, drenaje linfático, ultrasonido y presoterapia las cuales se realizan en un periodo de dos semanas posteriores y pueden tomarse como mantenimiento 1 ó 2 veces al mes.

Todo esto ayuda a que los resultados sean más satisfactorios.

La liposucción consiste en una aspiración de grasa a través de unos tubos o cánulas con lo cual se consigue disminuir la cantidad de grasa en áreas localizadas; estando esta mas indicada en pacientes cuyos tejidos sean firmes y no exista exceso de piel.

Se realiza una pequeña liposucción en los lados de la cintura junto con esta cirugía para mejorar el contorno. Igualmente se puede realizar liposucción en otras áreas durante la misma anestesia.

En la actualidad se realiza junto con la abdominoplastia la lipoescultura es decir retiro de grasa de otras partes del cuerpo donde sobre y lipoinjerto en áreas como la región glútea.

Es posible realizar este procedimiento junto con otros siempre y cuando no implique riesgo para el paciente; en ocasiones este procedimiento se lleva a cabo junto con intervenciones como cirugía de las mamas.

Se procura por seguridad que la duración del procedimiento en total no exceda las 5 horas.

Los cambios realizados con este procedimiento son definitivos y de por vida, siempre y cuando se le dé un cuidado adecuado y no se incurra en excesos como subida exagerada de peso.

Es ideal mantener un buen hábito alimentario y combatir el sedentarismo con alguna actividad física.